Mundo Parcelas Logotipo

Cultivar tus propios productos tiene muchos beneficios. Es una de las mejores maneras de obtener alimentos frescos y saludables, puedes ahorrar dinero al comprar semillas a granel y cultivarlas tu mismo. Podrás evitar o disminuir el uso de pesticidas u otros productos químicos nocivos, por lo que es mucho más saludable que la agricultura convencional.

También es una excelente manera de aprender más sobre tus fuentes de alimentos y lo que estás comiendo.

El tamaño de tu jardín depende de lo que quieras hacer con él. Si estás cultivando por afición o hobby, entonces un pequeño jardín en casa será suficiente. Pero si quieres cultivar todos o la mayoría de tus frutas y verduras, en modo supervivencia, entonces necesitarás una parcela de tierra para satisfacer todas sus necesidades.

Pasar de la jardinería recreativa a cultivar un alto porcentaje de los alimentos frescos de tu familia durante todo el año requiere de un buen terreno y planificación. Pero los resultados finales bien valen el tiempo, el esfuerzo y la inversión.

El tamaño del huerto dependerá del número de personas que se alimentarán de el.

En este artículo, cubriremos todos los conceptos básicos que necesita saber si estás considerando seriamente alimentar a tu familia durante todo el año con frutas y verduras que tu mismo has cultivado. La siguiente es una guía rápida para cultivar en huerto propio que podrías realizar, por ejemplo, en una parcela de tierra en Chile, cubriremos los siguientes puntos:

Tamaño de jardín recomendado
Qué cultivos plantar
Cómo sacarle el máximo partido a tu parcela
Cómo preservar tu cosecha extra para que nada se desperdicie

¿Qué tamaño debe tener tu huerta?

Buena pregunta. Y la respuesta ingrata es… depende.

En general, 20 m² de espacio de jardín por persona proporcionarán una cosecha que puede alimentar a todos durante todo el año.

Para una familia media de cuatro, planifique un jardín de 80 m²: un huerto de 9 x 9 metros debería ser suficiente. Si su familia es más grande (o más pequeña), amplíe o reduzca según sea necesario.

Además, recuerda que algunos cultivos ocupan más espacio que otros. Si planea cultivar coles de Bruselas, espárragos o grandes variedades de melones o calabazas, agregue unos pocos metros cuadrados adicionales.

¿Qué y cuánto debes plantar?

La cantidad a sembrar depende de los tipos específicos de alimentos que te gusten a ti y a tu familia. Una sola planta puede producir mucho o poco, según el tipo.

Planta más de lo que le gusta a tu familia.

Este primer consejo es un poco obvio, pero vale la pena incluirlo. Si sabes que a tus hijos les encantan las zanahorias, planta muchas. Centrarse en las cosas que sabes que le gustan a tu familia hace que sea mucho menos probable que termine con productos desperdiciados.

¿Qué verduras puedo sembrar?

Puede usar esta lista de las verduras más comúnmente plantadas y producir una estimación del número necesario para las necesidades de una familia de cuatro.

Betarraga (Remolacha) – una fila de 6 a 9 metros de largo
Pimentón – 10 a 15 plantas
Brócoli – 12 a 15 plantas
Zanahorias – una fila de 3,5 a 5 metros de largo
Maíz – 40 a 50 plantas
Pepinos – 4 a 6 plantas o 2 a 4 enredaderas
Berenjena – 6 a 8 plantas
Lechuga: una fila de 6 a 9 metros de largo
Melones – 4 a 6 plantas
Papas – 40 a 50 plantas
Espinacas – una fila de 9 a 12 metros de largo
Zapallo (Calabaza) – 4 a 6 plantas
Tomates – 5 a 8 plantas
Zapallo Italiano (Calabacín) – 4 a 8 plantas

Planta una y otra vez.

Tan pronto como hayas cosechado un cultivo y ya no esté produciendo, retíralo del jardín y reemplázalo con otro cultivo.

Llena tu jardín con sucesiones de diferentes ciclos de cosecha. Por ejemplo, siembra brócoli dos semanas más tarde que coliflor.

Si estás plantando una segunda o tercera cosecha hacia el final de la temporada de crecimiento, elije plantas que crezcan mejor en temperaturas frescas (como vegetales de hoja verde, brócoli o tubérculos). Busca variedades que crezcan rápidamente o pasen el invierno y produzcan a principios de la primavera (si el clima lo permite).

Prueba el intercultivo o cultivo intercalado.

La siembra de diferentes tamaños y tasas de crecimiento de los cultivos, o los llamados cultivos intercalados, es una técnica para maximizar los rendimientos en un espacio pequeño.

A medida que sus plantas de coles de Bruselas maduran, por ejemplo, aproveche el amplio espacio entre ellas para cultivar rápidamente rábanos o verduras para ensalada.

¿Cómo puedo conservar mi cosecha?

La mejor manera de congelar frutas y verduras es en porciones pequeñas en una bandeja, luego divídelas en porciones individuales y séllalas usando bolsas para congelar.

Enlatado de alimentos.

Una forma muy tradicional de conservar los alimentos es enlatarlos. Se necesita algo de conocimiento para hacerlo de manera segura, pero afortunadamente hay muchos recursos disponibles que puedes usar; incluso hay cursos online para aprender cómo hacerlo.

El secado.

El secado también es una buena manera de conservar los alimentos para disfrutarlos en un momento posterior. El secado ahorra espacio y a diferencia del congelado, no se gasta en electricidad para mantenerlo.

Beneficios de la jardinería

Si anticipa un invierno duro, hay muchas maneras de preservar su cosecha para garantizar vegetales cultivados en casa durante el invierno y principios de la primavera.

Congelando los alimentos.

Esta es la opción más fácil que no necesita ningún equipo especial.
Uno de los beneficios más importantes de la jardinería es que brinda una sensación de calma y ayuda a las personas a relajarse. Esto se debe a que siempre hay algo en la naturaleza en lo que puedes concentrarte cuando trabajas en el jardín, lo que permite que tu mente divague y encuentre la paz. Es una muy buena manera de bajar los niveles de estrés.

Las ventajas de cultivar sus propios productos

Las ventajas de cultivar tus propios alimentos son que puedes elegir el tipo de producto y cuánto cosechar. También tienes más control sobre qué pesticidas se usan. Cultivar tus propios vegetales es una forma de reducir la cantidad de químicos en tu dieta y debido a esto, cada vez hay más personas que deciden comenzar con esta tendencia.

La clave es tener el espacio suficiente y optimizar el rendimiento. Si tienes una parcela y puedes separar un área de 100 m², no habrá nada más gratificante que usarlo para alimentar a tu familia durante todo el año con la saludable comida orgánica de tu propia huerta.

Suscríbete para más contenidos

Newsletter
Scroll al inicio

Ingresa

Ingreso User

Registrate

Registro User
[ameliastepbooking trigger=amelia_los_nogales location=13]
[ameliastepbooking trigger=amelia_ovalle location=1]
[ameliastepbooking trigger=amelia_vinas_teno location=8]
[ameliastepbooking trigger=amelia_chiloe location=16]
[ameliastepbooking trigger=amelia_altos_olivar location=12]
[ameliastepbooking trigger=amelia_brisas_chacabuco location=2]
[ameliastepbooking trigger=amelia_el_retiro location=5]
[ameliastepbooking trigger=amelia_la_fortuna location=7]
[ameliastepbooking trigger=amelia_los_muermos location=14]
[ameliastepbooking trigger=amelia_maule location=6]
[ameliastepbooking trigger=amelia_parral_2 location=4]
[ameliastepbooking trigger=amelia_parral_3 location=3]
[ameliastepbooking trigger=amelia_monteleon location=15]
[ameliastepbooking trigger=amelia_vinas_ph_2 location=9]